miércoles, 20 de junio de 2012

El porteo de bebés: Nuestra experiencia



El porteo es una tradición milenaria que consiste en llevar al bebé encima, pegado a tu cuerpo, pero liberándote las manos y permitiéndote hacer otras cosas a la vez


El bebé va tranquilo porque el contacto con sus papás le da seguridad y confianza y al mismo tiempo, se establece una estrecha comunicación afectiva y emocional entre ambos...



Llevar contigo a tu bebé de esta forma es una manera de criar con apego y de disfrutar de él y él de tí. 

Para mucha gente el porteo es algo moderno, novedoso, te miran por la calle cuando te ven llevar así a tu bebé. Sin embargo, es cada vez más frecuente ver en las grandes ciudades a mamás y, sobre todo, a papás portando a sus hijos. 


Si lo pensamos, de moderno tiene poco, su origen es ancestral o ¿acaso creemos que nuestros antepasados tenían los sofisticados carritos que tenemos hoy día? 

Tipos de portabebés

Existen muchos tipos de portabebés, de tejidos, colores, calidades y cada uno tiene que buscar el que más se adapte a sus necesidades.

Los hay con telas más gruesas y cálidas para el invierno, con tejidos más ligeros y fresquitos para el verano y de diferentes formas de atar. También los hay con tejidos más elásticos y otros más rígidos, unos más ergonómicos y otros menos.

Los más conocidos son los siguientes:

- Mochila: como su propio nombre indica, tiene forma de mochila y es uno de los más vistos porque los venden en cualquier tienda de bebés. Pero ocupan demasiado espacio y en ocasiones, son difíciles de poner sin ayuda.
- Bandolera con anillas: es un trozo de tela en cuyo extremo incorpora una anilla que permite ajustarla a la medida que deseemos. Se coloca sobre un hombro y permite llevar al bebé hasta en seis posiciones diferentes desde que nace hasta los 3 años más o menos. Es muy fácil aprender a ponérselo y es muy ligero y ocupa poco espacio.
- Mei tai: consiste en un rectángulo de tela con cuatro tiras en sus extremos que pasan por los hombros de la madre y por la cintura y pueden anudarse de diferentes formas según la edad del niño y posición para cargarlo.
- Fular: es el más versátil porque se adapta a múltiples posiciones para llevar al bebé. Sin embargo, requiere un poquito más de tiempo aprender las diferentes técnicas de anudado hasta cogerle el truco.

No los hay mejores o peores, todo depende de lo que estés buscando y de tu comodidad y la de tu hijo.

Si quieres probarlo, te aconsejamos que busques tiendas especializadas y si tienen talleres para aprender a ponérselo, mucho mejor. Como en muchas cosas en la vida, la teoría es una cosa y la práctica otra muy distinta.

Ventajas para el bebé y para los padres

Son muchas las ventajas de portar a tu bebé, no tenemos más que hacer una búsqueda rápida en internet y lo veremos, pero para nosotros, las más importantes son las siguientes:

1.- Los bebés lloran menos ( nuestra hija no llora nunca cuando va en la bandolera y en cambio, raro es el día que no llora en la silla...)
2.- Ocupa poco espacio y es fácil de manejar porque es muy ligero.
3.- Es más fácil cargar el peso del bebé porque se compensa, de tal forma que parece que pesa menos que si lo coges en brazos.
4.- Se evitan lesiones en la espalda de la madre y del bebé.
5.- Da seguridad emocional y tranquilidad al bebé y los papás van más relajados al verle feliz.
6.- Mayor libertad de movimiento para los padres porque puedes utilizar las dos manos.
7.- Te permite acceder a lugares con barreras arquitectónicas a las que con carrito es más difícil el acceso.
8.- Mayor contacto físico entre el bebé y sus padres, le besamos y acariciamos más y eso, estrecha el vínculo paterno-filial y es maravilloso.


Nuestra experiencia 

Si leíste hace unas semanas nuestra entrada ¿Qué entendemos por crianza natural? o nuestra primer artículo Presentación del blog  pudiste comprobar que no practicábamos el porteo, aunque lo habíamos intentado.


Los primeros meses de vida de nuestra hija, nos dejaron un portabebés de los rígidos, de los que te cuelgas por delante y que parecen una mochila. Los venden en cualquier gran almacén y supongo que sabréis a cuáles me refiero. 


Paula iba contenta, pero un poco encorsetada, muy rígida y sólo le gustaba cuando la llevaba su padre. Además, el portabebés en cuestión pesaba mucho y no era fácil llevarlo en la sillita si salías a pasear y lo necesitabas a mitad de camino porque empezaba a llorar no queriendo ir sentada. Así que pronto quedó colgada en un armario y ahí sigue...totalmente nueva.


Sin embargo, hace un mes más o menos, probamos en casa de unos amigos, Diana y Nacho, una bandolera de lino y algodón con anillas.


Al principio, éramos un poco reacios a la idea por nuestra experiencia anterior y porque pensábamos que un trozo de tela no iba a sujetar bien a una niña de 9 meses. Sin embargo, nos sorprendimos cuando nos dijeron que en ella se podía cargar hasta a un niño de 3 años. 


Además, fue poner a Paula en la bandolera y empezar a reirse, parecía que le gustaba. Así que no lo dudamos y nos compramos una al día siguiente. Es muy fresquita para el verano y se adapta a nuestras necesidades porque nuestra hija empezará a andar en breve y estará subiendo y bajando todo el día...y cuanto menos tardemos en ponernos el portabebés mucho mejor. Además, es una niña muy inquieta y si se desajusta, es fácil volver a colocarla. 

Ahora, estamos encantados y nos preguntamos por qué no la compraríamos antes. 


Como curiosidad podemos decir que desde que llevamos a nuestra hija en la bandolera, la gente nos mira sorprendida y el comentario de la mayoría cuando te ven es:  "ahí es donde tienen que ir los niños, van más a gusto y lloran menos, es lo mejor". 

Es gracioso, porque hace un mes, cuando sacábamos a nuestra hija de la silla porque no paraba de llorar, los comentarios eran bien distintos cuando veían que la cogíamos en brazos. La mayoría decían "no sabe nada, ya se ha salido con la suya...se nota que sois primerizos".

Me llama la atención cómo un trozo de tela de dos metros ha cambiado las opiniones y las miradas de todo el mundo en menos de un mes...Da qué pensar ¿no os parece?

Y tú , ¿practicas el porteo? Te invitamos a que lo pruebes si no lo has hecho ya y si lo haces, ¿cuál es tu experiencia? Nos encantará recibir tus comentarios y que nos lo cuentes.


18 comentarios:

  1. Muchas gracias por tanta información y compartir vuestra experiencia, que seguro les servirá de ayuda a las mamás y papás que se lo están pensando.
    Yo no porteé, supe los beneficios demasiado tarde, creo que es algo que me hubiese gustado hacer, pero bueno... Por eso veo muy importante compartir la información sobre sus beneficios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por pasarte por aquí Maribel. Aunque no hayas porteado con tu bebé, siempre puedes hacerlo con algún hermanito/a en el futuro ¿no?
      Un saludo

      Eliminar
  2. Me gusta mucho ver bebes en porteo, me dan mucha envidia. Me ha interesado mucho el tema de siempre, será que por mi minusvalía no he podido ni planteármelo, pero me hubiera encantado! Gracias por la Información!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por visitarnos y bienvenida. Aunque no hayas podido portear, estoy segura de que sabes dar a tus hijos el afecto y el apego que necesitan para su desarrollo de la mejor manera posible y seguro que ellos saben corresponderte.

      Esperamos seguir leyéndote por aquí.
      Un saludo,

      Eliminar
  3. Practiqué el porteo con mis dos hijos y es lo más cómodo y sencillo. Mi hija no quería sino estar pegada a mí todo el día así que fue una gran solución para que la enana no llorase y yo pudiese continuar haciendo otras tareas. Y cuando nació el peque pues más de lo mismo, con el enano colgado podía seguir el día a día con ambos sin tener que "partirme". Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, el porteo es una gran solución para que los niños no lloren, es milagroso!!! Y además, te permite hacer otras cosas porque te deja las manos libres. Gracias por pasarte y por comentar Zulema.
      Un abrazo,

      Eliminar
  4. Yo tampoco he sido porteadora "oficial", aunque a mi nena brazos no le faltaron cuando los reclamó, con el tiempo lamenté no haberme hecho con una bandolera pero ya era algo tarde. No me cabe duda alguna de los beneficios de portear al bebé aunque en mi caso siempre combinado con un carrito que creo que también tiene sus ventajas.
    Gracias por compartir vuestra experiencia, es muy enriquecedora!

    ResponderEliminar
  5. Estamos de acuerdo contigo María, si combinas el porteo con el carrito, es una mezcla muy buena. Nosotros lo hacemos así la mayoría de las veces y de hecho, cuando salimos a la calle, Paula suele ir en su silla, pero como aguanta poco, vuelve a casa en bandolera...Antes lo hacía llorando en la silla o en brazos si no íbamos muy cargados. Y la bandolera nos está ayudando muchísimo.
    Gracias por pasarte una vez más y por comentar.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, bonitas fotos! ;-)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, pues encantada de pasarme por vuestro blog...
    Mi experiencia con el porteo es estupenda, tenemos nuestra mochila ergonómica para llevar a la nena delante pegadita y detrás cuando vamos de caminata senderista... y para desplazamientos cortos, una bandolera fresquita de algodón-lino que es la mar de práctica
    Gracias por aportar vuestra experiencia, no me cabe duda de que es de gran ayuda para papás que todavía no se han lanzado a ello.
    Muaks.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Esther, gracias por pasarte y comentar y compartir vuestra experiencia. Felicidades por esa preciosa niña y esperamos seguir leyéndote por aquí cuando quieras.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  8. Felicidades por la información que nos aportáis, nos será muy útil a la hora de elegir una bandolera.
    Muchas gracias por vuestro trabajo; no caerá tierra baldía
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar y por visitarnos Rosa. Esperamos que la información sea útil.
      Un saludo,

      Eliminar
  9. Hola, yo no practico el porteo ya que no tenia mucha información, si bien tengo el típico portabebes y tambien una bandolera no he ocupado ninguno y la saco en coche ya que con mi primera hija ocupaba el portabebe tipico donde se la lleva adelante y yo terminaba con mucho dolor de espalda!! por lo tanto ahora con mi segunda hija no lo intenté ni con la bandolera, pero como veo tanto buen comentario sobre las bandoleras creo que ya la voy a sacar del empaque y la voy a usar (no les duele la espalda verdad? al parecer no), mi hija pequeña tiene 11 meses y a pesar de siempre llevarla en coche no le gusta! siempre pide brazos así que termino con ella en un brazo y con el otro guiando el coche! espero que ahora con esta nueva "prueba de Bandolera" me resulte mas cómodo y la solución a todo el problema!! y no duden que les contaré como me fué
    Saludoss!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Dany. Nos alegra saber que este artículo te ha animado a utilizar la bandolera. Nosotros estamos encantados con ella. No es conveniente utilizarla para caminar mucho tiempo,pero para dar un paseo o hacer gestiones es suficiente y así tu bebé no llora. Y además, si te la colocas bien no debería dolerte la espalda.
    Yo he padecido toda mi vida de dolores de espalda y ahora no tengo problemas. Puedo portar a mi hija y me encuentro perfectamente.
    Un saludo y cuéntanos tu experiencia cuando lo pruebes.

    ResponderEliminar

Escribe eso que estás pensando ¡déjame tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...